Obra “El genio alegre” de los hermanos Quintero

Se trata sobre un pequeño pueblo andaluz, llamado Almínar de la Reina, es el que se convierte en el escenario perfecto de la trama. Esta da comienzo cuando doña Sacramento Alcázar, marquesa de los Arrayanes, conversa con su administrador (don Eligio) sobre el hecho de que la vida del hijo de aquella (Julio) no es la adecuada para la posición social en la que se encuentra.

Sin embargo, la existencia y cotidianidad del muchacho, y del resto de la familia, se verán absolutamente alteradas cuando aparezcan en escena dos muchachas: Consolación, la sobrina de la marquesa y prima de Julio, y su criada (Coralito).

Obra “Malvaloca” de los hermanos Quintero

Se trata sobre una bella joven llamada Rosita, a la que todo el mundo conoce como Malvaloca, es la absoluta protagonista de esta historia. Sus continuos amoríos con multitud de hombres son los que hacen que precisamente no sea bien vista en una sociedad puritana y cargada de prejuicios.

Pero quizás la muchacha pueda “sentar la cabeza” y es que aparece en su vida Leonardo, un hombre del que se enamorará perdidamente. Sin embargo, ese amor que surge entre ambos se topará con muchos obstáculos en el camino ya que muchos serán los recelos y comentarios que surgirán entre las personas que rodean a ambos personajes

Obra “Mariquilla Terremoto” de los hermanos Quintero

En el año 1930 fue cuando se estrenaba por primera vez este trabajo teatral, concretamente lo hizo en el Teatro Infanta Beatriz de Madrid. Aquel está inspirado en la figura de una de las tonadilleras más importantes de la historia: Amaia Molina.

Basándose en dicho personaje nos cuenta la historia de Mariquilla, una joven de un pueblo andaluz que es una gran bailaora y que conseguirá el éxito profesional que siempre ha soñado. De esta manera, llegará incluso a llevar su arte a Nueva York. Sin embargo, esta trayectoria no sólo estará llena de alegrías sino también de todo tipo de penas y tragedias.

Libro “Serafín, el pinturero” de Carlos Arniches

descarga (16)

En el barrio madrileño de Embajadores, Serafín es un chulapo, orgulloso de su éxito entre las mujeres. Conoce a Jesusa, que se enamora del galán. Sin embargo, la fama de mujeriego lo aparta de él y accede, empujada por sus padres, a las decentes proposiciones de Don Lucio, viejo y rico. La muchacha, sin embargo, termina renunciando al señor Lucio para volver con su amado, que promete sentar la cabeza.

https://books.google.com.ec/books/about/Seraf%C3%ADn_el_pinturero_o_Contra_el_querer.html?id=JJFGAQAAIAAJ&hl=es

Obra “Luces de Bohemia” de Valle-Inclán

burrogoya

ESCENA 1:

Max Estrella, un poeta ciego, y Madame Collet, su mujer, están hablando sobre una carta que han recibido en la que le dicen a Max que ha sido despedido.

Después de proponer que se suiciden todos juntos sufre una alucinación en la que dice haber recobrado la vista. Se da cuenta que es una alucinación y se duerme.

Llega el amigo de Max, Don Latino, que no es bien recibido por Claudinita. Éste dice que le han pagado una miseria por los libros de Max y que vaya a la librería donde los ha vendido para que se los devuelvan o que paguen más.

Max decide salir a la calle a pesar de que su mujer y su hija se oponen. Éste por fin se va y su hija sospecha que acabarán en la taberna.

ESCENA 2:

Max Estrella llega a la librería de Zaratrusta en la que, junto con Don Latino, va a reclamar por la cantidad de dinero que ha recibido de la venta de sus libros la cual cree que es mínima.

Zaratrusta hace creer a Max que ya he vendido sus libros y que el trato no se puede deshacer. Después de algunas amenazas de Max hacia el librero, entra en la librería un hombre llamado Don Peregrino Gay, que se ha dedicado a escribir la crónica de su vida cambiándose el nombre por Don Gay Peregrino. Entre los cuatro comienzan a hablar y que termina en una reflexión de la vida de España. Esto viene por el relato de Don Gay sobre su viaje a Inglaterra y sus numerosas alabanzas a ese lugar.

ESCENA 3:

Max y Don Latino van hacia la taberna de Pica Lagartos. El chico de la taberna le dice a Max que Enriqueta, la Pisa Bien, le ha estado buscando. Llega a la taberna esta mujer y le pide a Max el décimo de lotería que su madre le ha fiado. En un principio Max se lo va a devolver, pero al ver el número, Don Latino le dice que ese número saldrá premiado, con lo que Max le da su capa al chico de la taberna para que la venda.

Mientras tanto, empiezan a hablar entre ellos y aparece el esposo de la Pisa Bien, Rey de Portugal, que la andaba buscando. Más tarde llega Pica Lagartos y se ponen a hablar de política.

Cuando regresa el chico de la taberna con el dinero de la venta de la capa de Max (9 pesetas), hace saber a todos los que están el la taberna que un grupo de revolucionarios llamados “Acción Revolucionaria” está montando jaleo en la calle y él había sido alcanzado por una piedra.

La Pisa Bien y su esposo se unen al grupo y cuando Max va a comprar el décimo de lotería se da cuenta que la Pisa Bien se ha llevado el décimo.

Max y Don Latino se van en busca de esta mujer a la Buñolería Modernista.

ESCENA 4:

Max y Don Latino llegan borrachos a la Buñolería Modernista. Allí se encuentran a la Pisa Bien que está intentando vender el décimo de lotería de Max y al final es Max quien se lo compra.

Entran en el local unos jóvenes modernistas admiradores de Max Estrella y entablan una conversación sobre Literatura.

El capitán Pitito entra en la taberna y les llama la atención. Max le contesta mal y tanto él como los jóvenes son conducidos a comisaría. El capitán hace mención a la borrachera que tiene Max para que los guardias se lo lleven a comisaría.

ESCENA 5:

Ya en la comisaría, y con el inspector Serafín el Bonito, Max comienza a gritar y a contestar al inspector.

Durante el interrogatorio, Max se dedica a contestar graciosamente a las preguntas que le hacen. El inspector, indignado, le manda a los calabozos.

ESCENA 6:

En el calabozo, Max se encuentra con un preso catalán que había ido a para ahí porque decian que era revolucionario. Max y Mateo entablan una conversación sobre política y la situación de España. Los dos coinciden con sus ideas revolucionarias y anarquistas.

Durante la conversación, aparece un hombre que viene a por Mateo, y éste está convencido que le van a matar por sus ideales.

Max se queda llorando por ese cruel asesinato.

ESCENA 7:

Don Latino, Dorio de Gadex, y los compañeros modernistas acuden al periódico “El Popular”. Allí hablan con el representante del periódico (Don Filiberto), para que se publique la injusta detención de Max y que pueda salir de la cárcel y quedar libre.

Inician una discusión sobre las ideologías de cada uno y Don Filiberto les dice que abandonen el periódico sin antes haberles comunicado que ya se está tramitando la orden de libertad para Max Estrella.

ESCENA 8:

Max llega a la Secretaría particular del ministro para darle una queja sobre su injusto arresto. Después de una discusión con Dieguito (secretario del ministro), consigue ver al ministro.

Max conocía al ministro ya que habían estudiado juntos y le comenta sus quejas. El ministro, al ver el estado lamentable de su amigo, le propone un trabajo fijo. Max acepta debido a su situación económica.

Cuando Max se marcha, el ministro habla con su secretario sobre la envidia que tiene de Max ya que éste siempre ha hecho todo lo que ha querido hacer que era escribir pese a que tuviera que pasar hambre y calamidades.

ESCENA 9:

Max y Don Latino van hacia el Café Colón y se encuentran con un joven poeta llamado Rubén y al que Max admira.

Rubén se alegra de volver a ver a Max y Don Latino, haciendo gala de su egoísmo, le pide a Max que les invite a cenar, cosa que éste acepta.

Comienzan una conversación filosófica y Max le pide a Rubén que le recite alguno de sus poemas mientras cenan. Terminan brindando por el encuentro.

ESCENA 10:

Cuando salen del Café, se encuentran con dos mujeres en la calle. Una de ella, la vieja pintada, seduce a Don Latino y se va con ella. La otra, la lunares, se queda con Max.

Ésta intenta seducir a Max, pero éste le advierte que no tiene nada de dinero. A la muchacha le empieza a gustar Max y mientras éste le pregunta sobre su físico y ésta se lo va explicando.

Parece una muchacha joven y atractiva. La escena termina dando a entender que Max logra ser seducido.

ESCENA 11:

Max y Don Latino van por la calle y se encuentra con que un grupo de revolucionarios han matado a un niño. La madre lo tiene entre sus brazos y expresa su dolor mediante insultos.

Max, oyendo esa voz desgarradora de dolor de una madre al ver a su hijo muerto, se estremece y indigna ante la sensación de la injusticia de la vida.

Durante la escena, van apareciendo el resto de los personajes que van dando su opinión de lo que ha sucedido.

ESCENA 12:

Max y Don Latino están en una puerta filosofando mientras amanece. Hacía frío y mientras hablan se ponen a caminar para poder entrar en calor. Max empieza a sentirse mal y se lo dice a su amigo Don Latino, pero éste piensa que eso es fruto del alcohol que había ingerido y se marcha dejándole tirado en el suelo, sin antes cogerle la cartera por si alguien se la robase.

Una vecina y la portera salen a la calle y se encuentran a Max tirado en la puerta. Llaman a Madamme Collet pero Max ya estaba muerto.

ESCENA 13:

En el velatorio están Madamme Collet y Claudinita llorando, junto con los modernistas admiradores de Max. Don Latino aparece allí borracho y Claudinita pide que se lo lleven.

De repente aparece un amigo de Max que dice ser médico y que éste no está muerto, sino que padece un estado de catalepsia.

Ante esto, tanto la esposa como la hija de Max recobran un poco la esperanza de que así sea pero por desgracia, no es verdad.

ESCENA 14:

Después del entierro de Max, Rubén y el Marqués conversan sobre Max con los sepultureros. Dan un paseo por el cementerio y se van dejando todos los recuerdos que tenían de Max.

ESCENA 15:

En la taberna de Pica Lagartos se encuentra Don Latino que está consolando sus penas con alcohol ya que realmente se ha quedado muy solo después de morir Max.

Saca del bolsillo un montón de dinero que había cobrado del décimo de lotería que había sido premiado y todo el mundo se le echa encima.

NOTA: Luces de Bohemia fue publicado en 1920, tras años de elaboración, en la revista “España” ; en 1924 apareció bajo forma de libro y con importantes cambios: se añadieron las escenas II, VI, XI junto a otras variantes a lo largo de la obra. Los años precedentes al 1920 fueron muy importantes para el autor, su estética e ideología iban evolucionando influenzadas por las transformaciones sociales y políticas de la época que dieron lugar al esperpento Valle lo plasmó en “Luces de bohemia” : una crítica feroz de España y de los españoles.

“Cartas Finlandesas” de Ángel Ganivet

  1. descarga (1)I – Después de celebrar como merece el cosmopolitismo de los granadinos, el corresponsal declara sus propósitos.
  2. II – Vistazo general a los más importantes grupos étnicos de europa, y en particular al grupo escandinavo, y más en particular todavía al pequeño núcleo finlandés.
  3. III – Donde se aplican al Gran Ducado de Finlandia las diversas teorías inventadas acerca de la constitución de las nacionalidades, y se demuestra que todas esas teorías son completamente inútiles.
  4. IV – En la que el corresponsal, sin saber gran cosa de política, da una lección de política finlandesa, y, si se quiere, de política general y española.
  5. V – Reflexiones psicológicas que le sugiere al corresponsal la lectura de la guía de la ciudad de Helsingfors.
  6. VI – Donde se descubre el amor de los finlandeses al progreso y se explica la causa de este amor.
  7. VII – El corresponsal traza un inesperado y curioso paralelo entre la manteca finlandesa y los jamones de Trevélez.
  8. VIII – Diversos estados sociales de la mujer: solteras, casadas, viudas y divorciadas.
  9. IX – Esbozo crítico, un tanto benévolo, de las cualidades estéticas de las mujeres de Finlandia.
  10. X – Ideas que los finlandeses, o por mejor decir, las finlandesas, tienen acerca de España.
  11. XI – «En malares anteckningar», af Egren Lundgren. Italien och Spanien.- Tredje upplagan.- P. A. Nerstedt Soener.- Stockholm.- 1882.
  12. XII – Vistas, paisajes y cuadros pintorescos finlandeses.
  13. XIII – Donde el corresponsal resuelve a su modo la tan debatida y manoseada cuestión de la reforma universitaria.
  14. XIV – El 1.º De junio, día simbólico de la organización económica de Finlandia.
  15. XV – Reconocimiento de una casa finlandesa desde los cimientos hasta el tejado.
  16. XVI -Donde el corresponsal, auxiliado por su criada, satisface la curiosidad de una curiosa cocinera granadina.
  17. XVII – Cómo se divierten los finlandeses: diversiones populares.
  18. XVIII – Los borrachos.
  19. XIX – Cómo se divierten los finlandeses: espectáculos teatrales.
  20. XX – La poesía épica popular finlandesa: el «Kalevala».
  21. XXI – Algunas noticias sobre el movimiento literario y artístico de Finlandia.
  22. XXII – Cómo se mueren los finlandeses.

Poema “El Cristo de Velázquez” de Miguel de Unamuno

cristo3


¿En qué piensas Tú, muerto, Cristo mío?
¿Por qué ese velo de cerrada noche
de tu abundosa cabellera negra
de nazareno cae sobre tu frente?
Miras dentro de Ti, donde está el reino
de Dios; dentro de Ti, donde alborea
el sol eterno de las almas vivas.
Blanco tu cuerpo está como el espejo
del padre de la luz, del sol vivífico;
blanco tu cuerpo al modo de la luna
que muerta ronda en torno de su madre
nuestra cansada vagabunda tierra;
blanco tu cuerpo está como la hostia
del cielo de la noche soberana,
de ese cielo tan negro como el velo
de tu abundosa cabellera negra
de nazareno.Que eres, Cristo, el único
hombre que sucumbió de pleno grado,
triunfador de la muerte, que a la vida
por Ti quedó encumbrada. Desde entonces
por Ti nos vivifica esa tu muerte,
por Ti la muerte se ha hecho nuestra madre,
por Ti la muerte es el amparo dulce
que azucara amargores de la vida;
por Ti, el Hombre muerto que no muere
blanco cual luna de la noche. Es sueño,
Cristo, la vida y es la muerte vela.
Mientras la tierra sueña solitaria,
vela la blanca luna; vela el Hombre
desde su cruz, mientras los hombres sueñan;
vela el Hombre sin sangre, el Hombre blanco
como la luna de la noche negra;
vela el Hombre que dió toda su sangre
por que las gentes sepan que son hombres.
Tú salvaste a la muerte. Abres tus brazos
a la noche, que es negra y muy hermosa,
porque el sol de la vida la ha mirado
con sus ojos de fuego: que a la noche
morena la hizo el sol y tan hermosa.
Y es hermosa la luna solitaria,
la blanca luna en la estrellada noche
negra cual la abundosa cabellera
negra del nazareno. Blanca luna
como el cuerpo del Hombre en cruz, espejo
del sol de vida, del que nunca muere.
Los rayos, Maestro, de tu suave lumbre
nos guían en la noche de este mundo
ungiéndonos con la esperanza recia
de un día eterno. Noche cariñosa,
¡oh noche, madre de los blandos sueños,
madre de la esperanza, dulce Noche,
noche oscura del alma, eres nodriza
de la esperanza en Cristo salvador!

     A L B A

  Blanco estás como el cielo en el naciente

blanco está al alba antes que el sol apunte

del limbo de la tierra de la noche:
que albor de aurora diste a nuestra vida
vuelta alborada de la muerte, porche
del día eterno; blanco cual la nube
que en columna guiaba por el yermo
al pueblo del Señor mientras el día
duraba. Cual la nieve de las cumbres
ermitañas, ceñidas por el cielo,
donde el sol reverbera sin estorbo,
de tu cuerpo, que es cumbre de la vida,
resbalan cristalinas aguas puras
espejo claro de la luz celeste,
para regar cavernas soterrañas
de las tinieblas que el abismo ciñe.
Como la cima altísima, de noche,
cual luna, anuncia el alba a los que viven
perdidos en barrancos y hoces hondas,
¡así tu cuerpo níveo, que es cima
de humanidad y es manantial de Dios,
en nuestra noche anuncia eterno albor! 

   O R A C I Ó N   F I N A L

  Tú que callas, ¡oh Cristo!, para oírnos,

oye de nuestros pechos los sollozos;
acoge nuestras quejas, los gemidos
de este valle de lágrimas. Clamamos
a Ti, Cristo Jesús, desde la sima
de nuestro abismo de miseria humana,
y Tú, de humanidad la blanca cumbre,
danos las aguas de tus nieves. Águila
blanca que abarcas al volar el cielo,
te pedimos tu sangre; a Ti, la viña,
el vino que consuela al embriagarnos;
a Ti, Luna de Dios, la dulce lumbre

que en la noche nos dice que el Sol vive
y nos espera; a Ti, columna fuerte,
sostén en que posar; a Ti, Hostia Santa,
te pedimos el pan de nuestro viaje
por Dios, como limosna; te pedimosa
a Ti, Cordero del Señor que lavas
los pecados del mundo, el vellocino
del oro de tu sangre; te pedimos
a Ti, la rosa del zarzal bravío,
la luz que no se gasta, la que enseña
cómo Dios es quien es; a Ti, que el ánfora
del divino licor, que el néctar pongas
de eternidad en nuestros corazones.

¡Tráenos el reino de tu Padre, Cristo,
que es el reino de Dios reino del Hombre!
Danos vida, Jesús, que es llamarada
que calienta y alumbra y que al pábulo
en vasija encerrado se sujeta;
vida que es llama, que en el tiempo vive
y en ondas, como el río, se sucede.

Avanzamos, Señor, menesterosos,
las almas en guiñapos harapientos,
cual bálago en las eras remolino
cuando sopla sobre él la ventolera,
apiñados por tromba tempestuosa
de arrecidas negruras; ¡haz que brille
tu blancura, jalbegue de la bóveda
de la infinita casa de tu Padre
-hogar de eternidad-, sobre el sendero
de nuestra marcha y esperanza sólida
sobre nosotros mientras haya Dios!
De pie y con los brazos bien abiertos
y extendida la diestra a no secarse,
haznos cruzar la vida pedregosa
-repecho de Calvario- sostenidos
del deber por los clavos, y muramos
de pie, cual Tú, y abiertos bien de brazos,
y como Tú, subamos a la gloria
de pie, para que Dios de pie nos hable
y con los brazos extendidos. ¡Dame,
Señor, que cuando al fin vaya perdido
a salir de esta noche tenebrosa
en que soñando el corazón se acorcha,
me entre en el claro día que no acaba,
fijos mis ojos de tu blanco cuerpo,
Hijo del Hombre, Humanidad completa,
en la increada luz que nunca muere;
mis ojos fijos en tus ojos, Cristo,
mi mirada anegada en Ti, Señor!


Asunto:  Habla de Cristo desde diferentes perspectivas: como símbolo del sacrificio y la redención, reflexión sobre los nombres bíblicos, la estela de fray Luis de León y su De los nombres de Cristo.

Tema: Crucificción de Cristo